Biografía

Combinable Styles

Recién salido del horno de una de las mejores fábricas de Metal, la gran metrópolis creativa que es Estocolmo nos presenta Deathember; el nombre quizás no nos dice mucho, pero esta no debe ser razón para descartar lo que bien es un remolino infernal lleno de metal rancio y serenamente puro.
Comenzando como nada más que una semilla cetrina, arrojado a un lado con fuerza para crecer depravado de la luz solar en un espacio de ensayo debajo de una torre con chimenea, el fundador Elias Ryen-Rafstedt junto con el guitarrista Staffan Birkedal comenzaron a trabajar más y más en la creación de una banda con la mirada puesta en el objetivo de muchos otros: la idea de una banda tocando algún tipo de metal que a la gente le guste escuchar, un tipo que aún no existiera, pero (considerando su ciudad natal forrada de músicos talentosos) estaba muy dentro del rango alcanzable.


Mientras la banda aborrecía el nombre “Deathember”, y habiendo finalizado la primera alineación en 2010 uniendo fuerzas con el guitarrista Rikard Bonander, el bajista Pontus Wicklander y en la voz Tobias Sandin, la respuesta a qué es “Deathember” y como suena, se hacía más clara poco a poco. Conforme fueron juntando una notable reputación en la escena metalera underground de Estocolmo, sus gustos en particular se unieron transformándose en un sonido que finalmente vio la luz en el EP de 2011 “A Thousand Flatlines” un Groove metal pegajoso, ocasionalmente desacelerando para un ambiente sombrío y amenazador, y acelerando de nuevo para brindarnos un caos histérico, tomando influencias de bandas como Strapping Young Lad, SikTh, Daath, Gojira, Protest The Hero y Soilwork.

Con la salida de Tobias en 2012, seguida de la adición del nuevo miembro Simon Tarasewicz, la banda no dudó en adentrarse de nuevo en el estudio, firmando con Violent Groove Music Group y llegando al 2013 con una fuerte e inevitable meta en mente: mostrarle al mundo lo que el GROOVE realmente significa.

El resultado es “Going Postal”; tomando la herencia de “A Thousand Flatlines” y actualizando su sonido, dando más espacio a letras directas al grano, una actitud “Groove” y una atmósfera aprensiva. Con “Going Postal”, Deathember claramente define su sonido. No es más o menos lo que cualquier otra banda puede traer a la mesa, pero es diferente. Deathember continúa avanzando por un camino de brutalidad que algunas otras bandas han pisado, y con “Going Postal”, están haciendo oficial su sonido, su mensaje, al mundo entero. 
¡Y el mundo deberá escuchar!

Our website is protected by DMC Firewall!